Saltar al contenido

El caso de tratar la migración como comercio – Colinas Verdes San José

El caso de tratar la migración como comercio – Colinas Verdes San José

por Caroline Ott

Gracias Profesor Moomaw por esta respuesta reflexiva sobre cómo la comunidad internacional debería enmarcar el próximo tratado climático.

<Preguntas sobre el tema de este foro – los principales riesgos mundiales para 2014 – sugeriría que el riesgo que plantean las actuales negociaciones sobre el clima es que estamos invirtiendo demasiado en un proceso cuyo resultado no es esencial para los objetivos de reducción de las emisiones y la adaptación al clima. En mi opinión, el riesgo es menor de que no lleguemos a un acuerdo internacional como sugiere el Decano Stavridis, o de que no lleguemos a un acuerdo derecho como sugiere el Profesor Moomaw, pero que este fracaso desalentará la continuación de las medidas por parte de la comunidad internacional de desarrollo. El riesgo es que estamos poniendo todos los huevos en una sola canasta, y esta puede muy bien ser la canasta equivocada.

En lugar de mirar a la Conferencia de las Partes (COP) de 2015 en París como la línea de meta para un tratado climático, deberíamos utilizar esta reunión de líderes para incitar a la acción de una serie de instituciones bilaterales y filantrópicas. El progreso en la mitigación de las emisiones y la adaptación al clima puede producirse -y de hecho se ha producido- en ausencia de acuerdos multilaterales. Según el Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE, los países desarrollados aportaron en 2011 18.100 millones de dólares en ayuda bilateral relacionada con el clima, mientras que las contribuciones realizadas a través de acuerdos multilaterales ascendieron a sólo 3.400 millones de dólares. Las contribuciones bilaterales han empequeñecido durante mucho tiempo a las multilaterales, y hay pocos motivos para esperar un cambio en la próxima ronda de negociaciones.

Además de las contribuciones bilaterales, hay varias alianzas y organizaciones internacionales sin fines de lucro que están avanzando seriamente en el esfuerzo por mitigar el cambio climático y adaptarse a él. Tomemos, por ejemplo, la Fundación ClimateWorks, que hasta 2011 había aportado aproximadamente 500 millones de dólares para apoyar los esfuerzos de mitigación en los sectores y regiones más emisores del mundo. En cuanto a los esfuerzos para reducir las emisiones de los centros urbanos, el Grupo de Liderazgo sobre el Clima de las Ciudades C40 ha demostrado la capacidad de los encargados de formular políticas nacionales en todo el mundo para combatir los efectos climáticos adversos. Como declaró el ex alcalde Michael Bloomberg en una reunión del C40 a principios de febrero, «Mientras que las negociaciones internacionales siguen avanzando, las Ciudades C40 siguen adelante. Colectivamente han adoptado más de 4.700 medidas para hacer frente al cambio climático, y la voluntad de hacer más es más fuerte que nunca»

Es fácil recurrir a los resultados de la Conferencia de las Partes como nuestro barómetro del éxito de los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones y adaptarse al cambio climático. Sin embargo, en lugar de depender demasiado de las negociaciones multilaterales, deberíamos asegurarnos de que los organismos bilaterales de desarrollo, las organizaciones internacionales sin fines de lucro y los donantes privados por igual sigan aplicando un riguroso programa sobre el clima, independientemente del resultado en París.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies